¡Vaya mocos!

 

El otro día estaba en clase y estaba un poco resfriada. La profe se enfadó porque estábamos hablando y nos puso un control sorpresa, ¡horror! Pero lo peor estaba por llegar… Cuando estábamos todos en silencio haciendo el examen noté que se me estaban cayendo los moquillos, ¡necesitaba un pañuelo urgentemente! Fui a coger uno que tenía en el bolsillo del pantalón y la profe se pensó que me iba a sacar una chuleta o algo y me gritó: “¡Inés, tienes un punto negativo por copiar!” Entonces, claro, disculpándome le dije: “No, profe, si iba a por un pañuelo, que mira, ¡tengo mocos!” Todos se dieron la vuelta para mirarme, ¡tenía la cara llena de mocos! ¡Qué vergüenza! ¡Gluuuuuups!

 

Inés, 11