¡Distracción en clase!

 

En clase teníamos que adivinar las multiplicaciones y yo me aburría, así que arranqué una hoja de la libreta y me puse a hacer cartas. Y  mientras escribía… ¡me tocó a mí! No me había enterado y seguí escribiendo. El profesor me llamó y me preguntó que cuánto era 4×4, y yo le contesté ¡24! ¡Estaba superdistraída!

 

 

Firmado:

 

Natalia,8