¡Cantarina!

El otro día fui a dormir a casa de una amiga. Estábamos en pijama saltando encima de la cama, cantando canciones tontas y con mascarillas puestas. El chico que me gusta vive enfrente, entonces nos vio y nos hizo un vídeo. Se lo envió a todos sus amigos que van a mi colegio. Cuando llegué a clases el lunes todo el mundo me llamaba cantarina y se reía de mí.  ¡Tierra trágame!

 

Firmado:

 

Ada, 11