¡Maldito monociclo!

El otro día vinieron a mi instituto unas personas del circo y trajeron monociclos (una especie de balancín muy alto). Un día le tocó a mi clase practicar con el aparatito, nos partieron en dos grupos y a mí me tocó con mi mejor amiga y mi mejor amigo.

 

Cuando me tocó a mí, la chica me ayudó e hice la actividad. Pero había una parte en que tenías que ponerte boca abajo y eso hice. El caso es que mientras lo hacía oía risas, no entendía por qué, y cuando acabé y bajé, le pregunté a mi amiga que por qué se reían así de mí y me dijo que era ¡porque se me había caído la camiseta y se me había visto el sujetador! Y todo porque ¡se me olvidó ponerme la camiseta por dentro! Le pregunté si se había reído, me dijo que no (menos mal), entonces se acercó mi mejor amigo y me dijo: “Que sepas que yo tampoco”, les di las gracias y los abracé muy fuerte.

 

 

Carla-Kussy,12

1 estrella