¡Vaya día!

 

El otro día me puse mi minifalda favorita que es supercorta, y cuando ya pasaba por delante del chico que me gusta, me tropecé con las botas y me caí de narices.

 

¡Encima se me vieron las bragas, que eran de las más feas que tengo!

 

¡¡Dios, me quería morir!!!.


Que día más horrible… Encima, cuando llegué a mi casa mi hermano me contó que mi padre lo pilló besándose con su novia, y mi hermano sólo tiene ocho años. Entonces se lo conté a mi madre, que casi se parte de la risa.

 

Firmado:

 

ISBELERI